Europac: Estucados

ESTUCADOS

El papel estucado es un papel al que se le aplica una salsa de estuco que le permite mejorar su calidad de impresión. La aplicación de estuco al papel tiene como objetivo incrementar sus condiciones para la impresión, al tiempo que le otorga un acabado de mayor calidad. Es por ello que los papeles estucados son muy utilizados en la publicidad, la edición y, por supuesto, en la industria del packaging. De hecho, en este sector es cada vez más solicitado porque permite satisfacer una tendencia de mercado que no ha dejado de crecer en los últimos años: la demanda de embalajes con alta calidad de impresión, no sólo como elemento importante para la diferenciación sino también como soporte de comunicación y marketing. 

En respuesta a estas exigencias del mercado, y guiados por nuestro propósito de no quedarnos estancados y evolucionar,  en 2014 lanzamos nuestro primer papel estucado -el Coatedpac LC (light coated)-, convirtiéndonos así en uno de los tres únicos fabricantes de este tipo de papel en Europa. Desde entonces, hemos ido completando nuestra oferta de papeles estucados hasta cubrir todo el espectro de papeles blancos especialmente indicados para embalajes de cartón ondulado que demandan alta calidad de impresión como elemento de diferenciación o publicitario. Nuestras cuatro variedades de papel estucado –Coatedpac Top DC, Coatedpac DC, Coatedpac DCE y Coatedpac LC- ofrecen una gran versatilidad de uso, que van desde embalajes que se encuentren en situaciones complejas de humedad hasta aquellos destinados a la industria y gran consumo, pasando también por el sector de la alimentación y las bebidas, siempre y cuando se busque, además, una buena calidad de impresión que otorgue valor añadido al producto y facilite su diferenciación con respecto al de la competencia.

Y es que, como hemos indicado, si la pregunta es qué papel presenta las mejores condiciones para lograr una impresión de calidad alta y/o premium, los papeles estucados son la respuesta. Esta característica les otorga un  gran valor añadido que, unido a la insuficiente oferta en Europa, convierten a los papeles estucados en un producto cada vez más demandado.