Buenas perspectivas para el packaging de cartón ondulado

01-10-2018 .- Europac

El mercado del packaging para cartón ondulado evoluciona al alza y crece por encima de la cuota de consumo. El sector, que plantea soluciones adaptadas a cada necesidad a partir de materiales sostenibles, busca la creación de valor y la diferenciación basada en la personalización. En este contexto, su adaptabilidad a diferentes canales de distribución, la inclusión de elementos integrados en el diseño del embalaje, el ahorro de costes asociado al packaging logístico y la innovación como factor de competitividad asientan los cimientos de un mercado que aspira a mantener el buen ritmo de crecimiento en los próximos años.

La industria crece de forma sostenida marcando cifras de producción y facturación sin precedentes. Durante el pasado año 2017, el mercado español del packaging de cartón ondulado marcó un 4,1% de crecimiento mientras que la producción de papeles para el diseño de este packaging alcanzó un máximo histórico rozando los tres millones de toneladas. El sector crece y plantea propuestas de valor para diseñar nuevas utilidades para el embalaje. Además, el aumento de la demanda y la tendencia creciente de los consumidores y productores en la búsqueda de embalajes sostenibles alternativos al plástico, ratifican la capacidad del packaging de cartón ondulado para adaptarse a las necesidades planteadas por los nuevos consumidores dentro de un contexto de economía circular.

Diseño, innovación y competitividad. El packaging de cartón ondulado seguirá proponiendo una mejora continua a través de embalajes de menor peso, mayor calidad de impresión, soluciones inteligentes, flexibles y adaptables. Soluciones de alto valor añadido que buscan maximizar la eficiencia en el uso de las materias primas para crear productos sostenibles, 100% reciclables, biodegradables y reutilizables.

Diseño adaptado al cliente. La industria del packaging sigue invirtiendo recursos para mejorar y maximizar la eficiencia de los procesos productivos. En este sentido, la principal inversión que seguirá acometiendo el sector será la encaminada a diseñar soluciones específicas para cada cliente. El objetivo es fabricar embalajes de calidad que, especialmente, satisfagan las necesidades concretas de cada cliente y generen valor para los consumidores finales.

En definitiva, la ecuación clave para entender la evolución del sector sería la siguiente: una necesidad = una solución.