Nuestro packaging: “un vendedor silencioso a medida”

07-01-2019 .- Europac

Quizás el nombre de James Pilditch resulte desconocido para muchos. Sin embargo, una buena parte de sus conceptos y línea de pensamiento se aplican hoy de forma regular en todo tipo de procesos de diseño y venta de productos. Este londinense fue un pionero durante los años cincuenta y sesenta y, podríamos decir, casi un visionario, al consagrarse como uno de los primeros de su generación en otorgar un valor capital al diseño y la presentación de los productos a través de su packaging. En 1968 publicó El vendedor silencioso, cómo realizar envases que venden, para subrayar el rol del diseño de packaging como factor decisivo en el éxito empresarial.

¿Por qué “vendedor silencioso”?

Este concepto de Pilditch se popularizó gracias a la claridad con la que define la virtud principal del packaging en la presentación de un producto: su capacidad de venta. Una venta que, además, no se genera a través de una actuación invasiva o directa sobre la intención de compra del cliente. Al contrario, actúa de forma sutil - o “silenciosa” - para atraer al consumidor y poner en valor las características que permiten diferenciarlo de la competencia. Este valor diferencial - valor añadido - era, según Pilditch, un elemento decisivo para consolidar el éxito o fracaso empresarial. Hoy sabemos que pocos podrían poner en duda esta afirmación. 

El valor del diseño

Han sido muchos los sectores empresariales que, con especial relevancia en los últimos años, han aumentado la inversión en diseño del packaging para generar la conexión individual con el cliente. La personalización no es ya una cuestión de gusto o una apuesta específica, es una necesidad muy concreta para sobrevivir en un mercado cada vez más exigente en el que la oferta crece mientras la demanda aumenta sus exigencias. 

Europac: “un vendedor silencioso a medida”

En este contexto, se hace imprescindible entender las necesidades de cada cliente para diseñar “un vendedor silencioso a medida”. Por ello, en Europac trabajamos con equipos multidisciplinares para, desde la innovación y el talento, desarrollar las soluciones más adecuadas para cada cliente y cada negocio. Un “vendedor silencioso” basado en la calidad de los materiales y su diseño, la eficiencia, eficacia, la aplicación de las mejores técnicas de impresión digital y, por supuesto, la personalización y adaptación a los distintos canales de distribución.

 

Confiamos en nuestros “vendedores silenciosos” porque nuestros resultados “hablan por sí mismos”.