Dueñas: 45 años generando valor

03-12-2018 .- Europac

Un dólar. Así comienza la historia de la actual fábrica de Dueñas (Palencia). Una planta construida en 1958, inaugurada en 1960 y que, para el año 1973, se alzaba abandonada sin ninguna perspectiva de futuro. Con el simbólico monto de un dólar, Manuel Isidro Tejedor invirtió en lo que sería el próspero futuro de Europac y compró esta instalación perteneciente a International Paper. 

300 millones de euros. Así continúa la historia de esta planta palentina.  Y es que, desde 1991, Europac invirtió más de 300 millones de Euros para adaptar la planta de Dueñas a las necesidades productivas que la convertirían en lo que es actualmente: una instalación de referencia dentro del mercado europeo. Hoy, la planta de Dueñas es un eje central dentro de la producción de valor del Europac. Actualmente es un centro altamente especializado en la producción de papeles para embalajes estucados y blancos de alta calidad de impresión. 

Los papeles de alto valor añadido fabricados en la planta de Dueñas encuentran un gran nicho de mercado en un contexto en el que ha crecido la demanda de los papeles para embalaje. En este sentido, la especialización y el talento de nuestros equipos multidisciplinares nos permite fabricar papeles que aportan valor y discurso a los embalajes que, por ejemplo,  se destinan a los lineales de los supermercados, en los que la alta calidad de impresión marcan una diferencia notable con la competencia, definiendo un factor decisivo de diferenciación y ejerciendo una ventaja competitiva.

45 años después de ese primer dólar, la planta de Dueñas cuenta con 325 empleos directos, equipos eléctricos de 48 MW de potencia y una producción anual de 250.000 toneladas de papel. Su historia, lejos de haber terminado, sigue creciendo: actualmente Dueñas continúa invirtiendo en mejoras dedicadas a la producción de estucados, impresión digital y embalajes de alta calidad. 

María Berzosa, Plant Manager de Dueñas, no duda en la garantía de futuro de Dueñas lo más importante es tener un buen equipo con un objetivo común y aquí lo tenemos. El éxito de la división papel es la estabilidad que tenemos en la plantilla a todos los niveles. Hay momentos buenos y malos, pero estamos juntos y trabajamos en equipo con el mismo objetivo. Es una satisfacción ver que encontramos una solución y salimos adelante. La gente está muy motivada y, así, es un placer trabajar cada día. Estoy orgullosa del equipo de Dueñas Papel.